Concepto de Benchmarking

¿Qué es el Benchmarking?

El Benchmarking es como se conoce profesionalmente a uno de los procesos de evaluación de estadísticas y la comparación de las mismas. Consiste en una estrategia que se lleva a cabo para apoyar el posicionamiento web.  

En concreto, consiste en un estudio que analiza las tareas de una empresa en relación a las actividades similares de la competencia. De esta manera, se compararían los servicios, los productos y los procesos internos de la empresa con aquellos que dentro del mercado de interés tengan los mejores resultados, con el propósito del crecimiento y la mejora de las estrategias aplicadas anteriormente.

Lo cierto es que es un procedimiento muy empleado dentro del marketing digital, ámbito en el que se suele utilizar para analizar los trabajos digitales y los sistemas de comunicación de la competencia, así como los contenidos o la imagen de marca, entre otros.

¿Para qué sirve el Benchmarking?

El Benchmarketing se puede utilizar para conocer más en profundidad a la competencia. Al conocer sus errores, sus fortalezas y sus métodos de trabajo, podemos saber de qué pie cojea y aprovechar para resaltar esa parte que nuestra empresa sí que tiene, pero también nos ayudará a identificar cuáles son los principales problemas que tenemos nosotros y en qué podemos mejorar para poder alcanzarla.

Al analizar su estado, nos plantearemos nuevas alternativas y estrategias que no habíamos probado antes y que a nuestros principales competidores sí les han sido de ayuda. Obviamente, no se trata de copiar, puesto que habrá que adaptar sus técnicas a nuestras circunstancias y características propias. De hecho, está más orientada a tener a la competencia como una referencia o un modelo a seguir.

Pero no valdrá con hacerlo una vez, sino que habrá que realizar un seguimiento continuo de las compañías referentes de sector.

En un mercado competitivo, tomar la delantera nos asegurará mejores ganancias. El Benchmarking busca estar siempre al mismo nivel que los competidores líderes en el ámbito en el que trabajamos, por lo que usarlo de forma correcta te ayudará a mejorar los procesos y estrategias de tu empresa.

Ejemplos de Benchmarking

Hay herramientas que poseen métodos de análisis de la competencia, como sucede con Ubermetrics, aunque otras se enfocan más en analizar el SEO y la velocidad de carga como elementos diferenciadores, tal y como podemos ver en Semrush, Pingdom Tools y Page Insight de Google.

Para cada objetivo y tarea se puede definir un tipo diferente de estrategia. Estos son los diferentes tipos de Benchmarking y sus aplicaciones:

Benchmarking interno

En las empresas y negocios siempre hay diferentes plantas y sectores internos que trabajan para generar resultados y conseguir objetivos. En muchas ocasiones estos sectores pueden tener competencias similares y competitivas por lo que se suele recurrir a comparar los resultados de un sector respecto a otro.

Hay que tener cuidado cuando se realiza este tipo, ya que hacerlo puede implicar fallos en el trabajo de equipo y acusaciones de espionaje interno que pueden derivar en conflictos mediáticos y sociales dentro de la empresa.

Benchmarking competitivo

Este es el tipo de Benchmarking más usado por las empresas, pues en él se evalúa a la competencia directa para conocer sus fortalezas y debilidades. No es fácil obtener datos de otras empresas, sobre todo en un mercado competitivo en el que una compañía no revelará sus secretos fácilmente a sus competidores cercanos.

No obstante, para realizar Benchmarking no siempre es necesario tener los datos internos de una empresa competidora, puesto que se pueden obtener estadísticas en el propio mercado observando sus números e interacción con los usuarios y clientes. Esto permite que la recopilación de información se considere legal y que no se generen copias directas de los productos, servicios y procesos entre una empresa y sus competidores cercanos.

Benchmarking funcional

El Benchmarking no competitivo, también conocido como funcional, es aquel que se hace entre empresas que no son competidoras directas del mismo mercado, es decir, que cubren otros nichos o están en el sector opuesto. Suele ser una práctica de unión entre dos o más empresas para mejorar sus índices de éxito de manera simultánea mientras se brindan datos que pueden beneficiar a ambas.

Más información sobre el Benchmarking

Si quieres profundizar más en el Benchmarking para comprender cómo esta estrategia puede ayudarte a lograr los mejores resultados, te dejamos estos dos enlaces: