Concepto de Bounce Rate

¿Qué es el Bounce Rate?

El Bounce rate, en español “tasa de rebote”, se define como el porcentaje de visitas de un sitio web, en el que el internauta entra en la web y sale sin haber explorado más secciones de la misma. Tal y como indica su nombre, hace referencia al movimiento de una pelota que entra, rebota, y vuelve a salir sin estar demasiado tiempo.

Esta reacción por parte del usuario pueden generarla diferentes factores, aunque suele ser muy común en el comportamiento de las personas mientras navegan. Es posible que la página no tenga buena presentación, que disponga de información poco relevante o que no sea del gusto del internauta, que termina saliendo antes de haber indagado más en el website.

Otras razones que se tienen en cuenta son la calidad conexión, que la página tarde en cargar o un link que promete algo que luego, al acceder al sitio, no posee. De esta manera, se genera el conocido efecto rebote que da una estadística de bounce rate en la página.

¿Para qué sirve el Bounce Rate?

Cuando una empresa abre un sitio web, este debe establecer unos objetivos tanto generales como específicos. Ya sea la venta de un producto, la calificación de otro, o la descarga de material musical, visual, entre otros. En cualquier caso, la acción se reduce a realizar un clic para cumplir dicho objetivo.

El efecto rebote significa que la página que entra en la página se marcha sin llegar a hacer ese clic clave, por lo que no es capaz de cumplir el cometido propuesto. Al llevar una estadística del bounce rate, se puede determinar la eficacia del “cometido de uso” del sitio web. En función de los resultados, se pueden planear optimizaciones, sobre todo si se tiene una estadística muy alta de rebote.

Cuando se habla del tráfico que proviene de Google Ads, por ejemplo, la tasa de rebote o bounce rate se vuelve un tema aún más preocupante, debido a que una estadística alta se resume en una mayor pérdida de dinero por clic y, de esta manera, en un aumento en el coste por cliente potencial (CPL).

Ejemplos de Bounce Rate

Antes que nada, se debe entender que un porcentaje de rebote no puede ser interpretado de igual manera en un sitio que en otro, puesto que depende de su naturaleza o finalidad. Por ejemplo, el bounce rate de un e-commerce no puede ser igual al de una web, blog, o incluso al de una página de destinos.

Dicho esto, no se puede esperar que la estadística de una tienda virtual sea mayor a la de un blog, ya que que las personas que visitan e-commerce tienden a explorar varias secciones de la página en busca de diferentes categorías de productos, buscando comparar precios y hacer presupuestos.

En cambio, las personas que entran a un blog en concreto, ya estarán familiarizadas con el contenido del mismo, por lo que solo acceden al sitio para verificar si se ha subido información nueva, resumiéndose en un promedio bounce rate mayor.

Asimismo, una elevada tasa de rebote no tiene por qué significar un problema, ya que puede que el usuario no necesitase explorar la página para encontrar lo que busca. De este modo, si lo que necesitaba averiguar se encontraba en la “home page”, se obtendrá un bounce rate de un 100% pero con un mismo porcentaje de satisfacción del cliente.

Esto sí representa un problema cuando el objetivo de la página es que el internauta explore la mayor cantidad de segmentos posibles. Un ejemplo de bounce rate negativo se daría si la meta de la web fuese que el cliente potencial culminase una transacción comercial dentro del mismo portal.

En cuanto a los elementos que determinan la tasa de rebote, el más utilizado y confiable es Google Analitycs. Sin embargo, existen otras herramientas que miden esta estadística, aunque se debe tener cuidado, puesto que cada una posee sus propios parámetros y no todas muestran análisis correctos.

Más información sobre Bounce Rate

Como habrás comprendido, el bounce rate es un factor elemental de cara al SEO. Por ello, y con el objetivo de que lo optimices al máximo, te enlazamos los siguientes artículos: