Concepto de CPV

¿Qué es el CPV?

CPV son las siglas correspondientes al Coste Por Vista, en inglés Cost Per View. Este es un modelo de facturación recientemente creado para marketing online, social media marketing y video marketing.

La razón fundamental del CPV es que los usuarios tengan la oportunidad de relacionarse con los medios de publicidad, donde al seleccionar este proceso, el vendedor se encargará de cancelar a los contactos visuales que aparecen en un determinado medio publicitario asociado a la plataforma del editor.

En concreto, el CPV es un método de pujas para las campañas de vídeo en el que pagas por una visualización. No se tendrá en cuenta el visionado de un anuncio a menos que el espectador esté viéndolo durante, al menos, 30 segundos o que decida interactuar con él.

En este sentido, el CPV será bastante parecido a los distintos modelos que se enmarcan en el principio indispensable de coste por acción, conllevando a la correcta utilización del marketing de resultados.

La estructura del CPV es muy parecida al de coste por impresiones, con la única diferencia de que los anunciantes solamente facturarán por el número de veces que sus usuarios observan los videos publicitarios adscritos a sus bienes o servicios mostrados. En lo que respecta las tarifas, el elemento central y valedero radicará en cómo ha sido el proceso de elaboración del vídeo.

Son diversas las páginas o servidores que desarrollarán esta clase de contenidos. Los casos más connotados son Youtube, Vimeo, entre otras.

No obstante, es primordial tener en cuenta que el anunciante tiene la obligación de establecer con antelación de cuánto tiempo tendrá que estar viendo el espectador el anuncio. Todo esto con la finalidad de que la visualización sea válida y pueda cuantificarse.

Las empresas también tienen la oportunidad de acudir a otros sistemas de sumo interés para el pago de contenidos publicitarios en la web. Esto se debe a que el formato vídeo sigue creciendo y consolidándose en el entorno digital, una situación que aumentará favorablemente las expectativas de los consumidores.   

¿Para qué sirve el CPV?

El CPV, diferenciándose de otros modelos de facturación, busca primeramente despertar la intención del usuario. Estos, si consideran que el consumo de un anuncio es provechoso, abrirán la puerta de aceptación y, por ende, se reducirán los peligros de ceguera por banners.

Se ha demostrado que los contenidos publicitarios incentivados por el usuario van a generar un sentido de pertenencia que conducirá al éxito de la marca.

De igual manera, se hace provechoso comparan diferentes métodos como lo son los auto-inserts y los pre-roll, que repercutirán positivamente cuando una campaña se encuentre en el nivel más alto.

Los principios asociados al CPV despiertan una visión categórica del compromiso de los usuarios, generando que los profesionales del marketing digital y los editores de vídeo obtengan datos valiosos y formidables de cómo es el comportamiento en el mercado de estos consumidores.

La importancia de los datos recabados incide satisfactoriamente en el incremento de transparencia de la clase de facturación. Además, el CPV es extraordinario en la simplificación presupuestaria.

En este contexto, el sector del marketing solamente pagará los anuncios de vídeo, pero este contenido realmente estará representado por el trabajo inicial del usuario. Al mismo tiempo, se debe prestar atención a muchas limitaciones que pueden influir en el mecanismo del CPV.

El alcance del CPV es una herramienta que destaca a la hora de establecer una estrategia de pago que se adapte al objetivo que se desea cumplir.

Muchas empresas buscarán, en primer lugar, insertar tarifas apegadas a la visibilidad que obtenga el vídeo. Además, el CPV es una opción increíble para que los usuarios logren unirse al mensaje que se quiere proyectar en los vídeos.

Ejemplos de CPV

En el caso de la empresa “Andes Online”, dedicada al ámbito del marketing digital, si tuviera la decisión de establecer una campaña de vídeos por medio de Adwords se decantaría por implantar un precio de 3 céntimos  por visionado y cuyo parámetro será de 0:45 segundos por reproducción.

No obstante, también podría colocarse un precio de 5 céntimos, pero insertando un tiempo de 1:30 minutos de reproducción. En conclusión, existen innumerables estrategias y consideraciones para su implementación.

Más información sobre el CPV

Seguramente quieres posicionarte en lo más alto con tus redes sociales y ves en el CPV un instrumento extraordinario para poder conseguirlo. En los enlaces que mostramos a continuación, puedes aprender mucho más sobre este tema tan interesante así como consejos sobre campañas de vídeo más eficaces.