Concepto de Dominios de Enlace

¿Qué son los Dominios de Enlace?

Un dominio de enlace es una carta de identidad de una página con la que los usuarios pueden encontrar una página y acceder a ella fácilmente. De hecho, es una pieza clave para que Internet y los buscadores funcionen de forma correcta. 

Este elemento en las páginas web está constituido por dos partes esenciales. La primera se denomina nombre de dominio, que hace referencia a cómo se llama la página o portal web.

Sin este elemento, habría que buscar las páginas a través de direcciones IP, lo cual dificultaría y haría casi imposible conseguir ver los sitios web. Cuando los nombres de dominio son elegidos y utilizados se registran para uso exclusivo de la página a la que pertenece hasta que esta no lo pueda pagar más o la elimine.

El otro elemento del dominio de enlace es la extensión de dominio. Esta es la que le termina de dar la identidad a la página web, ya que define la temática, el área geográfica del dominio o ambas. La extensión más utilizada es “.com”, que hace referencia al área comercial.

Las extensiones de dominio se dividen en dominio de nivel superior genérico (gTLD) y dominio de nivel superior de código de país (ccTLD). Mientras que los primeros se refieren a un tema u organización, clasificando así a la temática de la página web, los segundos indican el espacio geográfico por países donde se encuentra este dominio.

Los dominios de enlaces son administrados y supervisados por la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados (ICANN), que maneja a su vez el registro de los nombres de dominio de enlace para que estos no se dupliquen, salvaguardando los derechos de propiedad de cada dominio. La ICANN también se encarga de administrar las extensiones de dominio, debido a que existe una gran cantidad y se crean constantemente nuevos, tanto genéricos como de zona.

Los dominios de enlace son, en resumen, nombres que permiten un modo sencillo y abreviado de llegar a una página web. El uso de los dominios facilita mucho la experiencia en Internet, dado que aprenderse las direcciones IP de cada página resulta muy complejo, y más si se van a buscar por primera vez.

Cabe destacar que los dominios de enlace son muy dinámicos y flexibles, pudiéndose acortar o alargar e incluso realizar juegos de palabras, entre muchas otras estrategias que se aplican regularmente en el posicionamiento SEO

También existen los subdominios, que permiten a una página web agregar varias divisiones y sectores desde la misma. Esto se usa normalmente en páginas de gran tamaño y sectores para evitar el gran número de clics que se necesitan para entrar en ese sector desde la página principal.

¿Para qué sirven los Dominios de Enlaces?

La función principal de los dominios de enlace es permitir la capacidad de encontrar una página web y memorizar fácilmente su nombre, además de identificar rápidamente a qué tipo de empresa pertenece, de qué tema habla o a qué área geográfica está direccionada. Al estar mejor señalada y explicada, será más fácil que los usuarios den con ella e incrementará el número de visitas.

Sin embargo, este no es el único uso, pues también sirven para redireccionar o redirigir un tráfico de usuarios a otros sitios. Esto permite centralizar el flujo de personas a una página y normalmente es utilizado como una estrategia del posicionamiento SEO para generar autoridad de dominio y que este tenga mejor nivel en los resultados de un buscador. 

Ejemplo de Dominios de Enlaces

Cualquier página a la que accedemos cuenta con un dominio de enlace. De hecho, como principal ejemplo tienes la web en la que estás ahora leyendo este artículo, a la cual no podrías haber accedido si no fuera porque tiene una identidad propia que la diferencia del resto. 

Más información sobre los Dominios de Enlaces

En el caso de que quieras saber más sobre los dominios, no te puedes perder los siguientes enlaces, en los que encontrarás información complementaria y aprenderás cómo crear una página web y hacerte con un dominio propio y ajustado a lo que ofrece tu empresa: