Concepto de Folksonomía

¿Qué es la Folksonomía?

Desde el punto de vista del análisis SEO, definimos folksonomía como un sistema de clasificación de contenidos digitales que tiene como particularidad el hecho de no ser jerárquico ni estructurado, porque es el resultado de la contribución social de los usuarios, que son los que asignan las etiquetas a cada contenido.

El término folksonomia se le atribuye al arquitecto de información estadounidense Thomas Vander Wal y proviene de la unión de las palabras folk (que en inglés significa popular) y taxonomía, aunque por no ser ordenada y jerarquizada, no guarda las características que distinguen a este último vocablo.

Con la evolución de las redes sociales, la folksonomia cobra especial sentido, porque dentro de su desarrollo los usuarios entran e interactúan generando y compartiendo  contenidos, que suelen ir acompañados de etiquetas que los clasifican según las categorías que consideren adecuadas los propios usuarios.

El uso de la folksonomia presenta una serie de ventajas que se derivan de la sencillez de su puesta en práctica. Aparte, resulta un recurso económicamente rentable y simple para crear términos, describir e interpretar los resultados.

No obstante, algunos autores, sobre todo en el campo del análisis del lenguaje, también hablan de las características que resultan un inconveniente, como es el caso de la profundización de algunos errores ortográficos y la inexactitud en el uso de algunas palabras producto de la falta de control.

¿Para qué sirve la Folksonomía?

La folksonomía puede ser una herramienta muy poderosa para cualquier tipo de empresa en el ámbito de creación de contenidos, porque permite clasificar todo tipo de elementos conceptuales presentes en Internet, a la vez que es una guía para conocer las tendencias en las redes sociales en un momento determinado.

Esto significa que facilita la construcción de contenidos útiles, en cuanto a que las etiquetas o hashtags  nos  indican la orientación de las corrientes de opinión en el mundo virtual en general y en las redes sociales en particular.

Si bien la folksonomía es una forma de organizar datos y contenido digital, quizás su dimensión más importante es que son los propios usuarios los que añaden las categorías para identificar los elementos de los contenidos destacados.

Así, el contenido recibe mucha información descriptiva y clasificatoria que es producto del lenguaje natural procedente de los participantes en la red y que se  populariza por medio de las propias búsquedas de los internautas, por lo que brinda una importante información de cómo influir en el tráfico en la red.

La folksonomía genera un sistema que facilita la búsqueda de elementos  y contenidos en cualquier plataforma de la red y que muestra una continua evolución que permite una constante renovación, que surge de las tendencias que adopta la propia opinión pública presente en una determinada plataforma.

Por vía del estudio de la folksonomia se produce un insumo que, bien usado, puede ser muy importante para cualquier compañía porque le brinda la posibilidad de conseguir un gran alcance para cualquier publicación, pues permite construir contenidos relacionados con los temas “de los que está hablando la gente”.

Estas publicaciones de amplia difusión, viéndolo desde el punto de vista del análisis SEO, son esenciales porque  permiten aumentar el posicionamiento en los buscadores, mientras que si lo vemos desde el punto de vista del marketing también resultan fundamentales porque amplifican la visibilidad de una marca.  

Ejemplos de Folksonomía

Como hemos expresado anteriormente, el uso de las  folksonomías es constante gracias al desarrollo de las redes sociales. Por ende, con solo entrar a plataformas como Facebook, Twitter e Instagram, entre otras, veremos el uso de las etiquetas o hashtags. 

Los medios de comunicación son el mayor ejemplo de uso de las folksonomías, ya que siempre tienen que mantenerse alerta ante cualquier noticia o polémica que se esté dando en las redes sociales. 

Así, si se accede al apartado Trending Topic de Twitter, es decir, podremos ver cuáles son las tendencias o temas de los que más está hablando la comunidad y escribir un artículo explicativo de las diferentes posturas que hay en la red, explicar términos asociados en ese debate que está habiendo, etc. 

No hace falta ser un medio grande para esto, ya que precisamente ahí está la gracia, en que cualquier persona puede viralizarse al emplear los hashtags porque toda la gente que esté viendo el contenido que hay dentro de los mismos, también puede ver el de los particulares.

Más información sobre la Folksonomía

Si quieres saber más acerca de la organización de la información, no te puedes perder los dos enlaces que te vamos a dejar a continuación, puesto que en ellos podrás leer más acerca tanto de la folksonomía como de la taxonomía.